Las 5 claves del éxito y longevidad de Modbus

Las 5 claves del éxito y longevidad de Modbus

La experiencia sigue siendo una cualidad muy valorada en el mundo de las automatizaciones industriales. Para muestra, el protocolo de comunicación industrial Modbus que, pese a sumar cuatro décadas de existencia, continúa siendo de los consentidos por parte de los ingenieros nóveles y veteranos.

Desde su sencillez, hasta su capacidad de adaptación son algunos de los atributos que más valoran los expertos al optar por este protocolo, creado en 1979 por la empresa Modicon (hoy, una marca de Schneider Electric).

Fue el primero en diseñarse y se ideó como una interfase para comunicación multipunto, bajo un modelo de arquitectura maestro/esclavo.

Vemos las principales ventajas que demuestran que para Modbus 40 años no es nada.

 

Sencillez. Esto es lo primero y más importante. A pesar del paso de los años, guarda su esencia simple que lo hace fácil de entender, implementar y diagnosticar. Si bien esto también puede ser un defecto, pues hay funcionalidades que ya no cumple y los protocolos más modernos sí, no pierde esa sencillez inicial que lo caracteriza hasta la fecha.

 

Muy conocido. Es el protocolo sobre el que más se conoce en la industria. Existe amplia documentación, asesoría y entrenamientos disponibles. Inició como un protocolo defacto y al poco tiempo se convirtió en estándar tras haber sido adoptado por muchos fabricantes de equipos y sistemas. Actualmente, una gran variedad de marcas lo trabajan. Haz la prueba en Google y te darás cuenta de su nivel de popularidad.

 

Funcionalidades. No hay una sola industria que no utilice Modbus. Desde la energética, pasando por la domática y finalizando en la manufacturera. Miles de equipos de control (PLC, sensores, microcontroladores, entre otros) utilizan Modbus como su estándar de comunicación. Entre las funcionalidades que brinda, destacan las siguientes:

  • Transmisión de datos en tiempo real.
  • Transmisión de datos de Entradas y Salidas.
  • Lectura de variables análogas y Holding Registers.
  • Escrituras de Mandos.
  • Broadcast de funciones.

Adaptación. La estructura de este protocolo gira en torno a los mensajes y no a los equipos físicos o al medio de comunicación.   Esto significa que el mismo tipo de mensaje, que se usaba antes vía RS232, es el que usamos hoy vía TCP/IP, con la salvedad de que va insertado en la capa de aplicación del estándar OSI. En ello radica el secreto de la perdurabilidad de Modbus: a diferencia de otros protocolos, no está segmentado y ha desarrollado la capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías de informática, manteniendo la sencillez de los mensajes de 1979.

 

Vigencia asegurada. No podemos decir que en los próximos años Modbus sufrirá cambios dramáticos en su operación y estructura. Si no lo ha hecho en cuatro décadas, difícilmente lo haga. Lo cierto es que eso no impedirá a que continúe siendo muy utilizado y uno de los preferidos, tanto entre los nostálgicos de la industria, como en las nuevas generaciones.

 

Aunque también tiene sus desventajas, como las limitaciones propias de una relación unilateral maestro/esclavo, así como su incapacidad para transportar la estampa de tiempo de los datos, son más las virtudes que los defectos de este protocolo que, sin duda, llegó para quedarse.

 

Si quieres conocer más sobre el origen, evolución, características y generalidades del protocolo de comunicación Modbus, te invitamos a descargar nuestro e-book: Modbus: el veterano y más consentido de los protocolos de comunicación. ¡Que disfrutes la lectura y el aprendizaje!