Los proyectos de automatización no solo comparten el objetivo de mejorar la productividad y la eficiencia de las Plantas. Otro rasgo en común que no conoce de fronteras ni sectores industriales, es el protocolo de comunicación que utilizan para lograrlo. Conocido desde hace 20 años como OPC, se trata de un protocolo estándar de comunicación en el campo de control y supervisión de procesos industriales que es usado prácticamente por todas las industrias del mundo.

Consiste en un software de conectividad que hace posible que muchas máquinas y sistemas de control puedan hablarse entre sí y compartir información, sin importar la marca, el fabricante o la tecnología.

Aunque en un principio se le cuestionó su aplicación solo en entornos Windows y el cobro de cargos adicionales por concepto de uso de las licencias, lo cierto es que esta es una tecnología madura y de efectividad reiteradamente comprobada.

 

Estas son algunas de las principales ventajas del protocolo OPC.

 

No hay que inventar el agua tibia. En dos décadas, son tantos los recursos invertidos en investigación, mejoras y desarrollo que no es necesario empezar de cero. Detrás de cada necesidad que se presente en tu industria, existen miles de compañías que ya han pasado por la misma situación y la han resuelto exitosamente, incluyendo “peces gordos” como Siemens, ABB, Emerson y Honeywell.

 

Experiencia comprobada: Matrikon realiza en Latinoamérica no menos de 400 instalaciones nuevas cada año. Y si le sumamos otras marcas igual de fuertes, se estiman en más de 1.000 el total de instalaciones de soluciones OPC que se realizan en la región al año. En definitiva, una tecnología ampliamente probada y comprobada.

 

Reglas del juego uniformes: Se encuentra regulada internacionalmente por la OPC Foundation, lo que significa que las reglas del juego son las mismas para todas las industrias, independientemente del sector y país donde operen.

 

Tecnología responsiva: Los servidores que permiten el funcionamiento del OPC han evolucionado para adaptarse a los tiempos modernos y hoy es posible adaptarlo a dispositivos móviles como celulares, tablets o microchips. Prácticamente cualquier procesador sirve y entiende la tecnología.

 

Libertad de elección: En sus proyectos, el usuario ya no depende de una única marca. Partiendo del hecho de que marcas y fabricantes distintos pueden operar normalmente entre sí –a esto se le conoce como interoperabilidad-, el cliente goza de mayor libertad a la hora de elegir los equipos que mejor se adapten a sus necesidades.

 

Si quieres saber las ventajas, funcionabilidad, y ejemplos reales de uso del OPC, te invitamos a descargar nuestro e-book -Entendiendo el OPC: el idioma oficial de la industria- y conocer más sobre este lenguaje universal aplicado a las automatizaciones industriales.