Es como tratar de poner de acuerdo a un científico con un humanista. Cada uno tiene su propia idioma, conocimiento y visión de las cosas.

Igual de antagónicos pueden parecer, en teoría, el oficio de informático y el de ingeniero en automatización.

El primero es un experto en SAP o cualquier otro ERP, mientras que el segundo sabe todo sobre SCADA, PLCs, DCS y demás sistemas de control industrial.

Sin embargo, ninguno de los conoce a profundidad el campo de especialidad de su contraparte.

Lo que podría parecer dos mundos irreconciliables logran encontrar puntos en común a través de una poderosa interrogante que planteamos a continuación.

La unión de dos mundos

¿Trabaja usted con base de datos? Esa es la pregunta del millón que puede allanar el camino hacia una integración exitosa entre sistemas de control industrial y SAP.

Ambos profesionales van a coincidir en que sí. Son precisamente las bases de datos las que unen la parte industrial y la informática.

Las bases de datos son sistemas de almacenamiento de datos que se utilizan en ambos mundos por igual y por ello están preparados tanto para integrarse con PLCs como con ERPs.

Esto se consigue mediante una base de datos intermedia que funcione como un intercambiador de información. Así, se logra integrar datos de procesos que se originan en los controladores de automatización –SQL- y llevarlos hacia un sistema ERP.

Menos tiempo y más precisión

Los PLC, por ejemplo, calculan todo lo referente a producción: cantidades producidas y desperdiciadas, así como las velocidades y tiempos. Por su parte, SAP sabe lo que, en teoría, debe producirse y cuándo.

A través de una integración automatizada se puede lograr que SAP arroje datos como el peso total de un lote, el tiempo de producción, entre otras estadísticas.

De lo contrario, los clientes deberían introducir, manualmente, los datos de producción en SAP, lo cual no solo es sumamente tedioso, sino también propenso a una infinidad de errores.

Con una integración entre los sistemas de control y los ERP se consigue, finalmente, administrar mejor el tiempo y eliminar los yerros humanos, dando como resultado una información más fiable y mejoras sustanciales en los procesos productivos.

Si quieres conocer más sobre estos dos mundos totalmente distintos pero interdependientes y cómo ponerlos de acuerdo para lograr integraciones exitosas, te invitamos a descargar nuestro ebook: La pregunta del millón para integrar sistemas de control y SAP