Resultados masivos en Google, decenas de marcas en el mercado, cientos de funcionalidades disponibles. De entrada, puede resultar abrumador y confuso elegir el mejor software SCADA para tu proyecto de automatización.

Pero las cosas se simplifican sobremanera si sabes lo que tienes y lo que quieres. Conocer tus necesidades puntuales y las funcionalidades que te permitirán solventarlas es la clave del éxito a la hora de tomar decisiones.

Existen muchas marcas y tipos de SCADA, pero ninguno te funcionará bien si ignoras estos aspectos fundamentales en el proceso de adquirir el ideal para tu industria.

 

  • Define los requerimientos del proyecto: ¿Qué es exactamente lo que necesitas? ¿Qué quieres resolver? ¿A qué le darás prioridad, al soporte, la asesoría o la cercanía?

 

  • Haz un documento de especificación: Es un documento de diseño con los detalles técnicos y alcances del proyecto. Por ejemplo:

 

  • Funcionalidades: ¿Quieres tener acceso al SCADA desde Android o IOS? ¿Qué me mande correos o reportes semanales? ¿Conectarlo con el sistema ERP? No todos los SCADA tienen la misma funcionalidad.
  • Características: Si para ti lo más importante es que te permita el acceso desde Android o IOS, entonces el SCADA debe tener la característica que cumpla esa funcionalidad. Además, hay SCADAS que solo funcionan para Windows, mientras otros funcionan para Linux; algunos usan licencias de desarrollo como cobro extra, mientras otros las incluyen, entre otras características.
  • ¿Qué me entregará el integrador?: Dejarlo claro desde un principio para que le sirva de guía al integrador durante el proceso y, al final, entregue un producto de calidad que cumpla tus expectativas.

 

  • Elegir el SCADA: Ya con esto claro llega la hora de elegir el SCADA que mejor se ajuste al documento diseñado elaborado previamente. Existen cientos de tipos y marcas de software, entre ellas Schneider, Siemens, Wonderware, Emerson, Honeywell y Rockwell. No te dejes engañar por nombres o años de experiencia. Puede ser que la marca menos conocida o más reciente sea la que mejor haya evolucionado para responder a la funcionalidad que buscas.

 

  • Valor agregado. Más allá de la solución técnica que ofrecen, hoy la competencia se centra más en la calidad del servicio, soporte, capacidad de respuesta, o cercanía geográfica.
  • Precio: Aunque no lo parezca, de todo, esto es lo menos relevante. Si nos vamos por precio, es probable que castiguemos el proyecto y seamos testigos de que lo barato sale caro.

 

  • Seleccionar al integrador: Y, por último, pero no menos importante (de hecho, es lo más importante) seleccionar muy bien el integrador que implementará el sistema. Normalmente los errores no se presentan escogiendo un SCADA, sino eligiendo al integrador equivocado. Alguien muy bueno puede entregar un excelente resultado con un SCADA promedio, pero alguien muy malo entregará un desastre con el SCADA que sea.

 

Ten presente estos consejos y te aseguramos que las probabilidades de éxito en tu proyecto de automatización serán altamente favorables. Si aún tienes dudas y quieres ampliar sobre el tema, te invitamos a descargar la Guía sobre cómo elegir el mejor software SCADA. ¡Te ayudará a tomar la mejor decisión!