Sabemos que es de humanos equivocarse. Por más aplicados y esforzados que seamos en el desempeño de nuestras tareas cotidianas, inevitablemente se presentarán errores que, dependiendo de nuestra óptica, nos pueden doblegar o ayudar a mejorar.

La idea es que siempre podamos aprender de ellos, ya sea que estos se presenten en el ámbito personal o profesional.

Dado que no somos psicólogos ni coaches de vida, nos limitaremos a orientarte en lo segundo, específicamente si te desempeñas como Director de Proyecto o Project Manager (PM) de Automatización Industrial.

Aunque en el mundo de las automatizaciones los imprevistos son más comunes de lo que pensamos, te ahorraremos tiempo, trabajo y frustraciones, compartiéndote los cinco errores más comunes de los PM a fin de que no te pasen… o te pasen lo menos posible.

 

  1. Saltarse alguna fase: Recuerda que el Director de Proyecto es como el director de una orquesta. Y para que todos los músicos estén bien coordinados se deben cumplir con unas fases previas (ensayos, afinación de instrumentos…) Igual aplica para los Directores de Proyectos, quienes deben tener presente que antes de iniciar, deben dimensionar, diseñar, cotizar y presupuestar la solución que van a ofrecer al cliente.
  2. No seleccionar bien los proveedores: No queremos que ninguno de nuestros “músicos” desentone, por lo que conviene dedicarle tiempo a la búsqueda de los mejores proveedores que nos acompañarán en el proceso. Esta parte es fundamental coordinarla bien con el área comercial para que los oferentes se ajusten tanto al presupuesto como a las prioridades técnicas del proyecto. No queremos que lo barato salga caro.
  3. Desestimar el conocimiento y el trabajo en equipo. Un Director de Proyecto, por más bueno que sea, sólo no hace nada. El conocimiento de las demás áreas involucradas es indispensable. ¿Imagina lo que sucedería si dejamos la construcción de un edificio únicamente a ingenieros civiles y de mantenimiento? Ellos saben de diseño, pero poco o nada de automatizaciones. Puede que para ellos sea algo secundario y le asignen un presupuesto “ridículo” que obligará al Director de Proyectos a hacer “imposibles”. Lo mejor es el trabajo en equipo y la comunicación para evitar desagradables sorpresas.
  4. Enfocarse en las máquinas físicas. Cierto, son fundamentales, pero no podemos dejar de lado lo que las hará conectarse y funcionar correctamente: el software. Si llegamos a la ejecución sin haber realizado la estimación respectiva de los programas necesarios, estaremos frente a un grave error que nos costará caro.
  5. No presupuestar imprevistos. Puede sonar contradictorio, pero la mejor forma de evitar errores, es precisamente previendo que estos van a ocurrir. Por eso, un buen consejo es siempre incluir en el presupuesto una partida para imprevistos. Así cuando suceda, el PM tiene a qué echar mano para cubrir la solución que casi siempre es cara y urgente. Así que conviene estar preparados.

 

Ten presente estos errores “comunes” para evitar que te sucedan y logres, batuta en mano, que tu proyecto funcione como una melodiosa y afinada pieza musical. Si quieres conocer más sobre el rol estratégico y responsabilidades del PM te invitamos a descargar nuestro e-book: Lo que todo Director de Proyecto debe saber para una automatización exitosa.